Rexroth Hydraulics Blog
Explicación sobre qué son los circuitos hidráulicos

Circuitos hidráulicos

Los circuitos hidráulicos constituyen la base sobre la que funcionan numerosos sistemas en sectores industriales debido a su capacidad para transformar y transmitir energía mecánica mediante fluidos a presión. 

Su relevancia radica en la precisión, fuerza y eficiencia con la que se puede operar maquinaria de gran envergadura, así como en la automatización de procesos donde se requiera movilidad controlada y continua.

¿Qué son los circuitos hidráulicos?

Un circuito hidráulico es un sistema que incluye diversos componentes interconectados, como bombas hidráulicas, válvulas y cilindros, para mover un fluido, usualmente aceite, a través de un circuito cerrado. Este fluido transmite energía desde una fuente motriz hasta un actuador o dispositivo final.

Componentes esenciales de un circuito hidráulico

Bombas hidráulicas

La bomba hidráulica es el corazón del sistema hidráulico, ya que genera el flujo necesario para mover el fluido hidráulico y crear presión dentro del sistema. Mediante la conversión de energía mecánica en energía hidráulica, este componente permite la activación de los demás mecanismos del circuito.

Motores y cilindros hidráulicos

El motor y cilindro hidráulico son actuadores que convierten la energía hidráulica recibida en mecánica para producir movimiento rotativo o lineal, respectivamente. Se clasifican en simple o doble efecto dependiendo del control de la dirección del movimiento que proporcionen.

Válvulas hidráulicas

Las válvulas hidráulicas regulan la dirección, el caudal y la presión del fluido dentro del circuito. Por su parte, las válvulas distribuidoras dirigen el flujo hacia los actuadores, mientras que las válvulas anti retorno pilotada evitan el flujo inverso de fluido en condiciones específicas.

Depósitos y acumuladores hidráulicos

El depósito hidráulico actúa como reservorio de aceite, ayudando a la disipación del calor y a la decantación de impurezas. El acumulador hidráulico, por su parte, absorbe las fluctuaciones de presión y garantiza un suministro constante de fluido para el circuito dinámico.

Principios de funcionamiento

Transmisión de energía en los circuitos hidráulicos

En los circuitos hidráulicos, la transmisión de energía se realiza a través del movimiento del fluido, el cual es posible gracias a una diferencia de presión entre dos puntos de este sistema. Esta presión se controla y se adapta según los requerimientos de trabajo de la maquinaria.

Flujo y presión en el sistema

El control del flujo y la presión son fundamentales para el adecuado funcionamiento de un circuito hidráulico. Las bombas hidráulicas ayudan a mantener un flujo constante, mientras la presión hidráulica es regulada de acuerdo a las necesidades del sistema.

Listado de los tipos de circuitos hidráulicos que existen

Tipos de circuitos hidráulicos

Circuitos de alta y baja presión

Los circuitos hidráulicos se diseñan para trabajar tanto en condiciones de alta y baja presión, variando la robustez de sus componentes y la viscosidad del fluido, esto en consecuencia para adaptarse a distintas aplicaciones y requisitos de rendimiento.

Circuitos de baja presión

  • Retorno libre: el fluido hidráulico se desplaza libremente de vuelta al depósito sin restricciones significativas. Se utilizan en aplicaciones donde la presión no es un factor crítico, como sistemas de lubricación.
  • Presión reducida: operan con presiones relativamente bajas y se utilizan en aplicaciones donde se necesita una menor fuerza de trabajo, como sistemas de dirección asistida en vehículos.

Circuitos de alta presión

  • Constante: la presión se mantiene constante mediante el uso de válvulas de control de presión. Se utilizan en aplicaciones donde se requiere una fuerza constante, como prensas hidráulicas.
  • Variable: la presión puede variar según las necesidades de la aplicación. Se utilizan en sistemas de potencia hidráulica donde la demanda de presión puede cambiar, como en maquinaria pesada.
  • Alta presión con acumuladores: estos circuitos hidráulicos incorporan acumuladores para almacenar energía y proporcionar ráfagas de alta presión cuando sea necesario, como en sistemas de frenos hidráulicos en vehículos pesados.

Diseño de circuitos hidráulicos

Consideraciones para el diseño eficiente

Para un diseño eficiente de un circuito hidráulico, es fundamental tener en cuenta aspectos como la selección apropiada de los componentes, dimensionamiento correcto de las tuberías y una planificación detallada que prevenga las pérdidas de energía y optimice la utilización del fluido hidráulico.

Aplicaciones de los circuitos hidráulicos

En maquinaria pesada y sistemas de transmisión

Uno de los principales usos de los circuitos hidráulicos se da en la maquinaria pesada y en los sistemas de transmisión, donde la fuerza y la precisión requeridas son imposibles de alcanzar mediante otros sistemas, como los sistemas neumáticos que operan con aire comprimido.

Por ejemplo, los circuitos hidráulicos son comúnmente requeridos en la industria metalmecánica, la agricultura o en equipos náuticos, ya que su eficiencia se adapta a las necesidades y labores que se realizan en estas áreas.

Ejemplos de por qué se usan los circuitos hidráulicos

Mantenimiento de los circuitos hidráulicos

Mantenimiento preventivo

Un mantenimiento preventivo y regular es vital para la continuidad operativa de los circuitos hidráulicos. Esto algunos de los aspectos más importantes a considerar son:

  • Inspección visual: ayuda a detectar fugas de fluido, daños en mangueras, conexiones sueltas o cualquier otro signo de desgaste o deterioro en los componentes del circuito.
  • Niveles de fluido: se verifica y se mantiene el nivel adecuado de líquido hidráulico en el depósito para asegurar un funcionamiento óptimo del sistema.
  • Filtración: se comprueba y se sustituyen los filtros según las recomendaciones del fabricante para evitar la contaminación del fluido y proteger los componentes del sistema contra daños.
  • Presión y temperatura: monitoreo de los niveles de presión y temperatura del sistema para detectar posibles problemas de funcionamiento, como obstrucciones, sobrecalentamiento o fallos en las válvulas de control.
  • Estado de los componentes: inspección y lubricación de los componentes móviles, como cilindros, válvulas y bombas, para asegurar su correcto funcionamiento y prevenir el desgaste prematuro.
  • Ajustes y calibración: se trata de un proceso periódico en las válvulas de control y otros componentes para mantener el rendimiento óptimo del sistema y evitar problemas de funcionamiento.
  • Drenaje y purgado: el propósito es eliminar cualquier acumulación de aire o contaminantes que puedan afectar el rendimiento del sistema.

Registro de mantenimiento: relación detallada de las actividades de mantenimiento realizadas, incluyendo fechas, tipos de procesos y cualquier problema detectado, con la finalidad de facilitar la planificación y seguimiento de futuras intervenciones.

Entradas recientes